Canfranc Estación, Huesca.  

La Estación Internacional de Canfranc, se encuentra a 1.194 metros de altitud, situada en el municipio español de Canfranc (Huesca), muy cerca de la frontera con Francia. Se inauguró el 18 de julio de 1928. Declarada Bien de Interés Cultural, está catalogada como monumento desde el 6 de marzo de 2002.

Dispone únicamente de servicios de Media Distancia, operados por Renfe, que la unen con Zaragoza. También ofrecía conexiones internacionales con Francia, pero éstas quedaron suspendidas el 27 de marzo de 1970 cuando un tren de mercancías descarriló del lado francés provocando el derrumbe del puente de L'Estanguet, con la consiguiente interrupción del servicio entre ambos países.

La historia encuentra su origen en la voluntad de unir Francia y España atravesando los Pirineos por Somport. Para ello ambos países firmaron diversos convenios, el primero en 1904, y protocolos posteriores que marcaron las líneas de actuación. En 1915, se concluyeron las obras del túnel ferroviario. En 1923, se iniciaron las obras de la estación siguiendo el proyecto del ingeniero Ramírez de Dampierre. Dicho proyecto sufrió algunas modificaciones por parte de los ingenieros del Ministerio de Fomento que decidieron sustituir la mampostería de las fachadas por hormigón. Tras cinco años de obras, el 18 de julio de 1928 el nuevo edificio fue oficialmente inaugurado en presencia del rey de España Alfonso XIII y del presidente de la República Francesa Gaston Doumergue.

Torre de Fusileros Canfranc

Con la intención de defender  una hipotética penetración francesa por la carretera que unía Zaragoza con Francia por el puerto de montaña de Somport, actualmente la carretera N-330 a. El capitán José San Gil en el año 1877 diseño un proyecto para la construcción de dos torres fusileras situadas en la retaguardia del fuerte proyectado en Coll de Ladrones. El proyecto se aprobó por Real Orden de 19 de marzo de 1878 y comenzó la construcción de las dos torres en el año 1879. En la actualidad solo queda una ya que  la que se ubicó en Los Aragonés desapareció en 1910 cuando se construyo la boca del túnel ferroviario.

La torre de Fusileros al finalizar su construcción tenía capacidad para una guarnición de 25 hombres, patio de armas cubierto y contaba con cuarto para oficial, enfermería, calabozo y leñare.

La edificación tiene una planta elíptica, foso perimetral, que se salvaba mediante puente levadizo, lo que le concede una gran resistencia al asedio y cuatro plantas en torno a un patio central. Todo el conjunto adquiere un aspecto medieval.