Poblado talayótico de Talatí de Dalt, Mahón

Talatí de Dalt es uno de los poblados más importantes de la prehistoria menorquina. El poblado talayótico conserva algunos monumentos espectaculares entre los que destacan dos cuevas naturales posiblemente utilizadas para enterrar a los muertos en época anterior a la cultura talayótica, el talayot central en el punto más elevado del poblado cumpliendo la función de vigilancia y control del territorio y el santuario con una singular taula posiblemente construido entorno al siglo V a.C. Talatí de Dalt también conserva dos talayots más situados en el perímetro del antiguo poblado, diversas casas talayóticas y una parte del muro que rodeaba el recinto.

Según parece, una comunidad de pastores y agricultores se estableció en Talatí de Dalt en la segunda mitad del tercer milenio a.C., pero el poblado se constituyó desde finales del segundo milenio a.C. hasta el año 123 a.C., momento de conquista romana de Menorca. A partir de aquí, el poblado entró en decadencia, aunque continuó habitado hasta la expulsión de los musulmanes en el siglo XIII. El momento de máxima actividad del poblado se sitúa entre los siglos IV y II a.C., época en la que los comerciantes púnicos de Eivissa distribuyeron todo tipo de productos entre las comunidades talayóticas del archipiélago balear.