Poblado de Son Catlar, Ciutadella.

El poblado de Son Catlar destaca porque es el único poblado talayótico de las Baleares que conserva prácticamente intacta su muralla ciclópea.

Son Catlar es un gran poblado talayótico (1000 – 700 a. C.) que ocupa una área de 42.420 m2 y que perduró hasta la conquista romana en el 123 a. C. 

Los edificios más antiguos que pueden verse son los talayots, todos ellos de planta circular, ubicados en las cotas más elevadas del asentamiento, y que presentan sus particularidades arquitectónicas. Aunque el interior del poblado está bastante mal conservado, se pueden ver los restos de 4 talayotes, el recinto de taula con el capitel y algunos monolitos caídos y varios habitáculos.  Una muralla ciclópea de época post-talayótica (650 - 123 a. C.) con una longitud total de casi 900 metros cierra todo su perímetro y, junto a los talayots con los que se articula, constituye el elemento más monumental del poblado.