Poblado talayótico de Cornia Nou, Mahón.

El poblado talayótico de Cornia Nou se levanta sobre un roquedal de piedra arenisca, que ha sido objeto habitual de extracción de piedras destinadas a la construcción.

Entre las estructuras que hay a la vista destaca un gran talayot troncocónico, de más de diez metros de altura, y con una imponente escalera al piso superior. A este talayot se adosan otras construcciones, las cuales han sido objeto de excavación por parte de arqueólogos del Museu de Menorca y que han sacado a la luz una gran cantidad de herramientas destinadas al procesado de alimentos. Un hallazgo que nos habla de una sociedad compleja, que incluso tenía cierto grado de jerarquización.

Hay un segundo talayot, de menores dimensiones, que se encuentra adosado a una muralla preexistente. A su lado hay dos grandes cisternas interconectadas y excavadas en la roca.

Además destaca una necrópolis formada por cinco hipogeos funerarios.