fortaleza de Isabel II o fortaleza de la Mola

Complejo militar situado en la península de la Mola, en la entrada del puerto de Mahón, Menorca, en frente del castillo de San Felipe, que protege la entrada al puerto desde el otro lado de la bocana.

Tras la demolición del castillo de San Felipe, en 1850 comenzaron los trabajos de la fortaleza, construida sobre la península de la Mola, en el puerto, con tres objetivos: defender el puerto, constituir la base de operaciones de todas las fuerzas del Ejército en la isla y servir de reducto de seguridad, en último término, a dichas fuerzas.

La fortificación fue inaugurada en 1852, aún sin completar, y en 1860, la reina Isabel II visitó las obras, para cuando se finalizó su construcción, en 1875, ya había quedado anticuada debido a la evolución en la tecnología de la artillería, por lo que, en 1896, se instalaron baterías modernas alrededor de la costa de la península y unos cañones de unos 40 km de alcance.

La zona fortificada incorpora a la torre de la Princesa, una de las dos torres construidas en la península de la Mola por los ingleses en 1799, durante su tercera ocupación de la isla.

La fortaleza nunca ha sido atacada.

 

Las obras de fortificación de la Mola se iniciaron en 1847, ante las amenazas inglesas de volver a Menorca, para defenderla adecuadamente. La rivalidad entre Inglaterra y Francia a mediados de siglo XIX se manifestaba sobre Menorca, cruce de las rutas Tolón-Argel y Gibraltar-Malta. Menorca era española desde 1802 por el Tratado de Amiens, que dio fin a la soberanía inglesa que permanecía desde 1713 por el Tratado de Utrech.